jueves, 27 de diciembre de 2007

PROMÉTEME

Prométeme que jamás dejarás de buscarme cuando te sientas perdida,
y yo te prometo que sabré dónde encontrarte.
Prométeme que jamás dejarás morir una caricia que me tengas destinada,
y yo te prometo buscarla con todas mis fuerzas.
Prométeme que no dejarás de mirarme con esos ojos de niña con que me miras,
y yo te prometo llevarte donde ellos me pidan.
Prométeme que me prestarás tu risa,
y yo prometo devolvértela intacta,
prendida en la mía.
Pero prométeme también que no te dejarás llevar por la tristeza,
porque es un frío que atraviesa el alma
y que devora el aliento y la entereza.
Prométeme que lucharás contra ella con todas tus fuerzas,
y yo prometo prestarte las mías
cuando tú las pierdas.