jueves, 27 de diciembre de 2007

UNA GUERRA PARTICULAR

Ayer luché a tu lado,
codo con codo,
mi corazón por bandera,
en primera línea de fuego
de tu particular guerra.
Hoy es tiempo de paz,
ya no estás sola,
por eso me retiro a tiempo
de la contienda.
No dudes nunca de mi amistad,
no he desertado,
sigo estando ahí.
Tan sólo me entretengo en la trinchera
a sacar lustre a mi valor y mi entereza.
Y si mañana ataca la enemiga tristeza,
allí me tendrás de nuevo
para luchar contra ella,
unidas,
como siempre,
nuestras fuerzas.