lunes, 1 de septiembre de 2008

CARO BENIGNI


Hoy, un buen amigo me ha hecho recordar una película que hace tiempo que vi y que me gustó mucho. Se trata de El tigre y la nieve, de Roberto Benigni.

Sin duda, aquell@s de vosotr@s que la hayáis visto, recordaréis el fantástico monólogo con el que el protagonista, profesor de literatura y poeta, da una lección magistral a sus alumnos sobre cómo escribir poesía.

A continuación os transcribo el texto. En Youtube podéis ver la secuencia del filme (en italiano).


Vamos, no se queden ahí.
Tómense su tiempo.
No empiecen con poemas de amor.
Son los más difíciles, esperen a tener ochenta años.
Escriban sobre otras cosas: el mar, el viento, un radiador.
Un tranvía. No hay una cosa más poética que otra.
La poesía está dentro de uno.

Mírate al espejo.
La poesía eres tú.
Adornen sus poemas. Elijan las palabras con cuidado.
A veces se tarda ocho meses en elegir una palabra.
La belleza comenzó cuando la gente empezó a elegir.

Desde Adán y Eva. Hablando de Eva, ¿saben lo que tardó Eva para elegir la hoja de parra?
¿Ésta? No, ¿Esta otra? No.
¡Dejó todo el Paraíso sin hojas!

Enamórense. Si no se enamoran, todo está muerto.
Enamórense y todo cobrará vida.
Despilfarren su alegría, disipen su júbilo.
Callen o entristezcan con entusiasmo.
Arrojen su felicidad hacia otro.
¿Cómo? Déjenme ver, me olvidé.
Eso deben hacer. No puedo leerlo.

Para transmitir la felicidad, deben ser felices.
Para transmitir el dolor, deben ser felices.
¡¡Sean felices, deben sufrir!! No tengan miedo de sufrir.
Todo el mundo sufre.
Si no tienen los medios, no se preocupen.
Necesitan una sola cosa para escribir poesía: TODO.

No intenten ser modernos, es muy anticuado.
Si no se les ocurre nada sentados, pónganse así, o así.
¡Cuerpo a tierra! Acostados verán el cielo. ¡Qué belleza!
¿Por qué no lo hice antes?
¿Qué miran? Los poetas no miran; ellos ven.

Que las palabras les obedezcan. Si la palabra “muro” no obedece,
no vuelvan a usarla en ocho años. ¡Así aprenderá!

¿Qué? No sé, ni idea.

Eso es belleza pura.
Esas líneas en el pizarrón que quiero que se queden ahí para siempre.
Pero bueno, borren todo, empecemos.
Terminó la lección.

Adiós, nos vemos el miércoles... ¡el jueves! Adiós.

4 comentarios:

Silvia dijo...

La tigre e la neve is a wonderful film..and Roberto Benigni is really a genius! :-)
Ciao dall'Italia,
Silvia - www.unbenignidanobel.it

Lu dijo...

Cara Esteruca, gracias por rememorar esta escena y por ofrecernos la transcripción del texto.

Mary dijo...

No he visto la pelicula, pero la voy a buscar, me encanta Roberto B., es espectacular lo que transmite y este monologo es genial. Gracias amiga por ese regalo.

Esteruca dijo...

Grazie mille, Silvia. :)

Gracias también a vosotras, Lu y Mary, por vuestros comentarios. Quien esté interesado en información de Benigni puede visitar el blog de Silvia (en italiano). Es completísimo. Es una auténtica fan...
Besos