martes, 25 de noviembre de 2008

MANIFIESTO


Bueno, pues lo prometido es deuda. Aquí dejo el manifiesto. Espero que os guste. Besos a tod@s



25 DE NOVIEMBRE: DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO


En un día tan señalado como hoy, las mujeres de Lliçà d’Amunt queremos que nuestra voz y nuestras palabras sean un testimonio de solidaridad y hermandad con esas mujeres que, día tras día, están siendo víctimas de la violencia de género. Mujeres con nombres y apellidos, con sueños arrebatados, con vidas truncadas. Mujeres que tenían su propia existencia, tan importante como la de cualquiera de las que estamos hoy aquí.


Las mujeres estamos hartas de sentir miedo, de no sentirnos libres. El simple hecho de nacer mujer coarta muchas de nuestras libertades y nos aboca, en muchos casos, a una vida de permanente angustia. Crecemos entre advertencias: no hables con extraños; no salgas sola a la calle; vigila lo que bebes, no vayan a drogarte...


La violencia nos acecha a cada paso: en casa, en el trabajo, en los institutos, en las discotecas, en la calle...


La semilla del miedo está bien arraigada en nuestra naturaleza femenina y poco podemos hacer por nosotras mismas. Es un trabajo de toda la sociedad, una tarea pendiente, devolver la libertad y los derechos a la mujer, porque...


Queremos un mundo donde las mujeres formemos parte de una sociedad en paz, no queremos ser las tristes protagonistas de porcentajes y estadísticas de muertes y ataques.


Queremos un mundo donde ninguna mujer tenga la más mínima sombra en la mirada. Donde el color (blanco, negro, rojo o amarillo) de la piel de una mujer lo decida su raza, nunca el puño de un maltratador.


Queremos que cada día una mujer alcance sus objetivos sin tener que luchar más por el hecho de ser mujer y, sobre todo, sin que tenga que sentirse PRIVILEGIADA por el hecho de haberlo conseguido y a la vez FRUSTRADA porque su trabajo no se paga del mismo modo que el de su colega masculino.


Queremos ser tenidas en cuenta. Una mujer no debería tener que llegar a ser Premio Nobel o heroína de cruzada para ser escuchada; hay que escuchar a las mujeres por sus actos heroicos de cada día, por sus guerras ganadas a la cotidianidad.


Queremos un país donde ser mujer no conlleve una conjugación de verbos irregulares. Estamos hartas de tener pasado injusto, presente imperfecto y futuro incierto. Hartas de conjugar en primera persona los verbos cocinar, limpiar, coser, planchar, barrer, y tantos otros. Toda mujer ha de tener un Yo y un Nosotros, no sólo un Tú y un Vosotros.


Pero alcanzar esas metas es, repito, un trabajo de toda la sociedad, una tarea pendiente para las propias mujeres, que debemos denunciar cualquier tipo de violencia, y sobre todo pendiente para los hombres, que deben concienciarse del problema y actuar en consecuencia. Plantémosle cara a la violencia entre todos y tomemos ejemplo del profesor Jesús Neira, al que por cierto deseamos desde aquí que se recupere lo antes posible.


En definitiva, las mujeres queremos el país que merecemos, el mismo que contribuimos a levantar cada día con nuestro esfuerzo y trabajo, con nuestras propias manos: un país libre, para siempre, de violencia.


Manifiesto traducido al catalán

5 comentarios:

srgi. dijo...

Felicidades. Es un texto tan certero como contundente.
solidariamente... srgi

Mary dijo...

Gracias por cumplir lo prometido y Bravo amiga! Muy bueno tu manifiesto. Es hora de que aprendamos a querernos, a valorarnos nosotras mismas. Utilizando tus frases..."los actos heroicos de cada día...las guerras ganadas a la cotidianidad..." esos actos demuestran que tenemos armas para luchar contra cualquier batalla y la violencia es una de las màs importantes. Un besito y Felicitaciones.

Esteruca dijo...

Gracias, srgi., por tu apoyo y tu ejemplo. Ojalá hubiera más hombres como tú ;)

Gracias, Mary, por seguir estando ahí, siempre.

Besos a los dos

PIZARR dijo...

Gracias por publicarlo.

Son bien ciertas todas las reflexiones del mismo, lo que hace falta es que todo esto cale en la sociedad, en los más jovenes y que de esa menera quizás la próxima generación pudiese verse libre de este tipo de violencia.

Aunque siempre digo que los derroteros por los que se mueve la sociedad y el mundo en general, no auguran un buen futuro en lo relativo a estos temas.

De cualquier manera es una labor de todos y no cabe duda de que inicativas como la vuestra algo calarán en el entorno en el que se producen.

Gracias

Esteruca dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Pizarr. El futuro no parece demasiado halagüeño. No creo que la situación cambie demasiado mientras la violencia siga campando a sus anchas entre nosotros (películas, videojuegos, imágenes de guerras, telediarios...) como si fuera algo de lo más normal.
Besos