lunes, 16 de julio de 2012

Ya no peligras


Porque eres a mi alma 
como el agua al sediento.
De mi sombra rebelde, 
refugio sereno. 
La canción en mis noches más frías,
en que arrecia el viento.
Porque iluminas mis días 
y enciendes mis noches 
tejidas en desvelos. 
Por todo ello, 
amor, 
por todo ello, 
ya no peligras, 
ya no, 
si pienso.