viernes, 21 de diciembre de 2007

CUANDO LA REALIDAD ASOMA PELIGROSA

Cuando la realidad asoma peligrosa
y pulula amenazante sobre el alma,
me refugio entonces en el sueño,
ese cristal moldeable y certero
que se clava sin dejar apenas huella de su paso.
Pero el corazón despierta herido,
confundido,
y en su ignorancia cree
que todo dolor posible ya se ha ido,
sin saber
que seguirá sangrando
poemas sin sentido.