jueves, 27 de diciembre de 2007

EL APRENDIZ DE CURANDERO


Regalo improvisado para una niña que, una noche, perdió la sonrisa. ¡Y funcionó, la encontramos!


Para males de amores
que atacan los corazones
tengo parches a montones
de mil y un colores.
Para acabar con las pesadillas,
bombones, dulces y peladillas.
Para ataques de repentina tristeza,
vengo corriendo a tu casa,
y si, con las prisas, me tropiezo
y un chichón me sale en la cabeza,
por lo menos te reirás de mi torpeza.
Si el día se pone muy gris,
lo mezclaré en tu lavadora,
con la ropa de color y un calcetín,
y verás aparecer sin demora
un limpio arco iris sin fin.
Y si, ni con ésas, consigo que sonrías,
¡qué le voy a hacer!,
sólo soy un pobre payaso,
metido a aprendiz de curandero,
que soñaba con hacerte reír y,
contigo,
al mundo entero.



Antiguos comentarios:

He estado aquí... y te he leído y tienes tu estilo y eres audaz y tienes sentido del humor y de la amistad. O. de Panthoseas
Enviado por eledendo 30/05/07 17:44
Gracias, eledendo
Y para mi desgracia, un exceso de humildad (si es que eso es posible) que hace que me turbe ante los cumplidos, pero se agradecen... ;)
Enviado por esteruca 30/05/07 19:16