domingo, 3 de febrero de 2008

EL ECO DEL MAR


Pese al dolor,
a la rabia,
a la decepción,
al abandono,
el eco del mar
me devuelve
siempre
tu nombre.


4 comentarios:

azpeitia dijo...

Bella tristeza....azpeitia

Esteruca dijo...

Sí, melancolía en su estado más puro... Gracias, Azpeitia :)

Anónimo dijo...

¡Qué hermoso y qué cierto! ¡Tiene usted toda la razón, Esteruca!

Esteruca dijo...

Gracias, Anónimo, celebro que le guste. Vuelva por aquí siempre que quiera, será bienvenido.
A ver si entre todos lo animamos a salir del anonimato. ;)
Un abrazo