domingo, 29 de noviembre de 2009

Pido disculpas...



A todas las personas que llegáis a esta isla, ya sea arrastradas por caprichosas olas internáuticas, o bien para fondear por un tiempo en su puerto, he de pediros perdón por el estado de abandono en el que encontráis, día tras día, esta isla.


Sé que últimamente no me prodigo mucho por aquí. La razón es que, un día, me atreví a embarcar en una nave y salí a recorrer mundo. Pensé que perecería en el intento, pero no; para mi sorpresa, encontré por el camino a otras náufragas que, como yo, se habían echado a navegar sin ser demasiado conscientes de los peligros...


La sorpresa para todas fue mayúscula y decidimos que la unión hace la fuerza, así que nos hemos instalado en una isla más grande en la que cabemos todas.

En fin, no penséis que me estoy despidiendo, ¡eh! Que no os vais a librar de mí así como así. :)


Es sólo que ahora viajo a menudo a esa isla y me queda poco tiempo para adecentar la mía...


Así que, ya lo sabéis, cuando no me encontréis por aquí, ya sabéis dónde estoy: allí.  ;)


Besos