martes, 16 de febrero de 2010

De escalas

Si alguna vez os asomáis a un precipicio y sentís un vértigo extraño, una mezcla de pulsiones que pugnan por salir; si alguna vez os asomáis, y adelantáis un pie casi sin querer, y sentís miedo de vosotros mismos, de lo que pueda suceder, no lo dudéis: ha llegado el momento. Levantad entonces la mano y decid: Hola, me llamo… y he estado al borde del precipicio. No tardaréis en escuchar las voces amigas de otros que estuvieron antes en el mismo lugar. Todos llegarán con su palabra y entre todos trenzarán la escala de cuerda por la que podréis subir, si caéis…

 h
  a
b
 l
e
m
 o
s
a
 h
o  
r
a
o
 l
u
e
 g
o
 p
e
 r
o
 h
a
 b
l
 e
m
 o
s