viernes, 21 de diciembre de 2007

ATLAS

Quiero aliviar en mí esta pena
que tiene el peso del mundo.
No puedo sostenerla tan pesada
y esperar a que un milagro me libere.
He de penar yo,
mía es la culpa,
he de purgar el pecado de amarte...
Si tan sólo tuviera el consuelo de tus palabras,
vería rebajado este peso,
pero tu silencio
pesa más
que todo el universo.