viernes, 28 de diciembre de 2007

DE ANUNCIOS

¡Me maravillo de hasta dónde puede llegar la publicidad! Ayer, mientras veía distraída el extenso panorama de anuncios que nos ofrece la programación televisiva, me llevé el susto de mi vida. De repente, aparece ante mis ojos el nuevo anuncio del Seat León. Hasta ahí todo normal, un anuncio de coches con secuencia de cuidadas imágenes, lo típico, vamos... Pero, alto, la voz en off y el texto me llaman poderosamente la atención, me resultan familiares, aunque no en este contexto. No es la voz de siempre, la de ese señor que acostumbra a cantar las excelencias de cualquier producto (desde un perfume de mujer a un tambor de polvos de lavar) con matices casi imperceptibles, no... Este tono cuidadosamente ralentizado, de trovador, y ese inconfundible acento argentino salpicado de erres arrastradas sólo pueden pertenecer a una persona... Ya que los publicistas no se han dignado a hacerlo, aclararé que este hombre nada tiene que ver con el sector del doblaje de anuncios y demás publicidad. Se estrena en éste porque lo han bajado de allí donde reposan los dioses, los creadores de este mundo y de otros mundos, inventados para escapar de éste. ¡Ay, Cortázar! ¡Si levantaras la cabeza! En fin, sólo me queda el consuelo de pensar que, con ello, algunos curiosos se acerquen a su obra y pasen a engrosar las listas de esperanzas, cronopios y famas. Por cierto que, de seguro, los cronopios de todas partes, al escuchar la voz de su padre, han corrido a grabar el anuncio y lo escuchan una y otra vez, enjugándose las lágrimas, e intentando descifrar algún mensaje entre líneas que nunca descubrirán.





Antiguos comentarios:

Y si levantara cabeza...

¿quizás hubiese aceptado la propuesta de formar parte de un anuncio consumista más? En este sentido me referí, anteriormente, al tratar sobre la "perversión" de utilizar la literatura con otros fines que, a mi parecer,"prostituyen" el arte (en el mejor y más respetuoso sentido de la expresión). Aun así estoy tristemente de acuerdo con que, tal vez, esta sea la única manera que algunos tengan de acercarse a la literatura. Un saludo, escritora.
Enviado por viernes 27/04/07 22:54


Estoy segura de que no...
No habría participado, cuando menos en algo tan poco poético como el anuncio de un coche. Saludines
Enviado por esteruca 27/04/07 23:14