viernes, 28 de diciembre de 2007

NARANJAS Y LIMONES VERSUS MANZANAS Y PERAS

¿Alguna vez te has preguntado por qué se habla de la media “naranja”? Yo sí. Por lo visto, la expresión tiene su origen en un mito griego (como casi todo en esta vida). Aristófanes contaba que, en un principio, los seres humanos eran esféricos como naranjas y podían ser de tres clases: uno, compuesto de hombre + hombre, otro de mujer + mujer y un tercero, de hombre + mujer. Los humanos, llevados por su vanidad, osaron compararse a los dioses, por lo que Zeus los castigó partiéndolos por la mitad con un rayo. Desde entonces, los seres humanos nos vemos condenados a buscar entre nuestros semejantes a nuestra media naranja.
Ahora que he saciado mi curiosidad lingüística acerca de la expresión, me asalta otra duda: ¿realmente es sólo una media naranja o varias medias naranjas las que te están destinadas a lo largo de tu vida? Está claro que buscando la media “naranja” uno se puede topar con agrios “limones”, pero vale la pena intentarlo, es cuestión de no dejarse exprimir demasiado... Chistes malos aparte, en el mito de Aristófanes hay un punto importante que merece especial atención y es el hecho de que se consideren al mismo nivel las uniones hombre + hombre y mujer + mujer con la habitual y, según la Iglesia, única y posible, de hombre + mujer.
En fin, más nos valdría leer más a los clásicos y escuchar menos a los curas, de ese modo, nos hubiéramos librado de tener que escuchar “perlas” como la que tuvo a bien obsequiarnos, hace un tiempo, nuestra ilustre filósofa y pensadora Ana Botella al respecto de la boda entre homosexuales.
Aquí os la dejo por si no la recordáis. La verdad es que yo la he leído unas cuantas veces y aún no estoy muy segura de entenderla:
“El matrimonio entre homosexuales es tratar de la misma manera lo que es diferente. Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta”.
Por lo visto, debí perderme algún que otro episodio de Barrio Sésamo...


Antiguos comentarios:

Pues...
Interesante... este tema creo yo no puede verse en blanco o negro, tiene sus matices, indudablemente yo también me debí haber perdido más de un episodio de Barrio Sésamo (llamado aquí Plaza Sésamo), pero con respecto a las manzanas y las peras, creo que lo importante es el respeto a la condición humana, manzanas, peras, naranjas o limones somos todos diferentes, pero tenemos una esencia común y el amor es para todos, en distintos matices e intensidades y pienso, de forma muy particular, que tenemos varias "medias naranjas" o almas gemelas como me gusta llamarlas, se relacionan con nosotros de formas diferentes, entre ellas puede existir una especial, mucho más afin, pero cada una ocupa su espacio.
Enviado por marysantiago200601 15/06/07 16:12

... Totalmente de acuerdo. :)
Enviado por esteruca 15/06/07 17:49

Perder alguna cosa
Divertido y genial, como de costumbre. Aunque quien debió perderse algo fue esta señora, o se le ha perdido algo más importante como la expresión y la idea de Libertad... o tal vez nunca la tuvo, a juzgar por su opinión.
Enviado por viernes 16/06/07 00:11

Je, je...
La verdad es que hay cosas que mejor tomárselas con humor. :)
Enviado por esteruca 17/06/07 22:52