viernes, 21 de diciembre de 2007

PERDÓNAME

Perdóname por ir robándote a retazos
que escondo en mi alma.
Por aferrarme a ti,
centímetro a centímetro,
minuto a minuto,
para que no se te lleve el alba.
Perdóname por buscar refugio en tus brazos
en mis horas inciertas.
Por anhelar tus labios
en mi boca sedienta.
Perdóname por amarte así,
sin desconsuelo.
Perdóname,
porque yo no puedo.