viernes, 21 de diciembre de 2007

SIEMPRE EN LA SOMBRA

Podría seguirte atravesando el mundo,
vigilar desde la sombra tu descanso,
desde la sombra,
siempre en la sombra.
Podría cantarte serenatas bajo la luna,
esconder la timidez entre la bruma,
entre la bruma,
sí,
siempre.
Podría hacer estas cosas y otras muchas,
pero siempre en la oscuridad amiga
que me consuela y protege.
Porque no puedo enfrentarme a ti,
amor,
tu luz sería mi muerte.